El emplatado de postres es determinante porque es lo primero que percibirá el comensal. Como bien indica Robert Barry, chef y fotógrafo gastronómico, si te has propuesto deleitar a los comensales con un exquisito postre, debes considerar la relación entre presentación y sabor: un flan, digamos, complacerá al paladar si antes ha tentado a la vista.

Barry describe el emplatado como el arte de la presentación culinaria y agrega que, el fundamento de un plato vistoso es pensar antes: debemos imaginar el postre deseado para lograr llevarlo a cabo.

Además de los consejos para fotografiar nuestros postres que ya ha compartido en Dulcear, ya sea porque somos emprendedores de la repostería o simplemente queremos mostrar nuestras creaciones de una forma especial en casa, Barry nos ofrece hoy sus recomendaciones a la hora de emplatar.

Emplatado de postres: consejos básicos

  1. Hay que evaluar los ángulos antes de comenzar: si bien nosotros vemos el plato desde arriba al prepararlo, el comensal se sienta frente a este.
  2. Evita decorar con elementos no comestibles. Cada cosa debe tener un sentido en la composición.
  3. Procura no excederte con los elementos o embadurnar el plato con sirope. Si el comensal necesita más, pedirá.
  4. Limpia bien los utensilios que vayas a usar: pinzas, platos, moldes, etc.
  5. Ante la duda, quizá sea preferible elegir una vajilla monocromática.

Algunas técnicas de emplatado:

Aquí recogemos algunas formas de composición que pueden resultarte útiles a la hora de disponer tu postre en un plato:

  1. Emplatado simétrico: los componentes dentro del plato deben ser repartidos equitativamente.
  2. Emplatado rítmico: esta dinámica composición se basa en repeticiones de un patrón.
  3. Emplatado triangular o romboidal: se disponen los elementos de manera que formen un triángulo o rombo. En consecuencia, nuestro comensal paseará la vista de un extremo a otro.
  4. Emplatado asimétrico: los elementos se plantan desordenadamente en el plato. Para que esta sea una buena composición, deberemos apoyarnos en los colores y volúmenes de los dulces seleccionados.
  5. La regla de los tercios: como en fotografía, mentalmente, seccionaremos el plato en nueve partes y dispondremos el postre en dos puntos transversales.
  6. Emplatado en escala: elegiremos una figura geométrica y la repetiremos en diferentes tamaños.
  7. Emplatado transversal: se cruzan los elementos en forma de “x”.

Estas son solo algunas. Las composiciones pueden ser infinitas, siempre y cuando tomemos en cuenta la armonía.

Utensilios que pueden ayudarte a emplatar postres

Recuerda que estos y otros utensilios puedes adquirirlos en nuestra Tienda Dulcear.

Esperamos que en este artículo hayas encontrado información que te ayude a mejorar emplatados. Sin embargo, queremos compartir el que consideramos el mejor consejo de Barry: desarrolla tu creatividad y experimenta con todos los ingredientes que encuentres, sin temor a la explosión de sabores que provoques.

Si deseas conocer un poco más sobre la historia del emplatado, aquí te contamos en dónde surgió.

Deja un comentario