La rejilla de repostería es algo simple pero útil, y eso también nos gusta en Dulcear. Puede ser rectangular o circular, suele estar hecha de metal, tiene unas pequeñas patas y está formada de cilindros separados entre sí.

Su función principal es ayudar a que las elaboraciones se enfríen al salir del horno, pues un error que cometemos muy frecuentemente es dejar en la bandeja de hornear o sobre una superficie plana las galletas o bizcochos que acabamos de preparar, y el resultado es que el calor sigue actuando y esto podría modificar la textura de nuestra elaboración o hacer que la parte de abajo se adhiera y traernos problemas a la hora de servir.

En pastelería, la rejilla también forma parte de los utensilios básicos para decorar. Colocando una bandeja por debajo, es mucho más fácil cubrir galletas, ponquecitos o bizcochos con glaseados o salsas. De esta forma, la cobertura escurre bien, es más fácil de esparcir y se evita desperdiciar el producto mientras se mantiene la pulcritud, algo que es esencial en la repostería, ya sea profesional o amateur.

En nuestra tienda Dulcear podrás adquirir la rejilla Smart Cook.

Deja un comentario