Los dulces de Semana Santa de España, Italia y Francia son una deliciosa muestra de la pastelería artesanal de estas naciones que han encantado al mundo con su gastronomía y han influenciado la cocina y la memoria gustativa de la mayoría de los países latinoamericanos.

En Dulcear.com queremos compartir una selección de los dulces de Semana Santa más populares que se consumen no solo en sus países de origen sino que se disfrutan en las pastelerías de muchos lugares del mundo durante la conmemoración de la Semana Mayor y especialmente el Domingo de Resurrección, pues la fiesta de la Pascua es una de las celebraciones más importantes de la religión cristiana y en ella el dulce cobra un rol protagónico, no solo para los niños, que buscan y reciben los huevos de Pascua, sino también para los adultos, pues es un día propicio para reuniones familiares en las que se degustan muchos platos y se hacen largas sobremesas alrededor de dulces tradicionales.

A continuación podrás conocer un poco más sobre algunos de los dulces de Semana Santa más consumidos en estos tres países europeos y muy conocidos en todo el mundo.

Y recuerda que si estás en Caracas aún estás a tiempo de pasar por nuestra Tienda Dulcear para comprar estas delicias de Pascua.

Fotografía: Nicola Pasquale

Colomba di Pasqua

El dulce italiano más popular para Semana Santa es La Colomba o Paloma de Pascua.

Su sabor es parecido al tradicional Panettone y Pandoro de Navidad. La popularidad de este postre hace que se extienda por toda Italia, pero se cree que se originó en Lombardia.

Está hecha a base de harina, levadura natural, huevos, azúcar, mantequilla y glaseado de almendras. Pero son muchos los sabores con los que se ofrece: cáscara confitada, limoncello (lícor a base de limón), crema pastelera, chocolate, uvas pasas, etc.

En Caracas, este delicioso bizcocho podrás disfrutarlo en pastelerías tradicionales italianas como Las Nieves y Doris.

Fouace de Paques

El chef francés Alain Letort nos contó que además de los característicos huevos de Pascua de chocolate, el dulce típico de la cocina francesa en Semana Santa es la Fouace de Paques. Según el pequeño Larousse gastronómico, se trata de un pastel rústico de brioche, cocido al horno y aromatizado con naranja o azahar, que no solo suele servirse en Pascua, sino en las fiestas navideñas o para celebrar la llegada de los Reyes Magos.

Esta corona que se originó en Aveyron es una de las más antiguas recetas de pastelería francesa. Se elabora con harina, azúcar, leche, huevos, mantequilla, levadura, sal, esencia de naranja o de azahar y frutas confitadas o ciruelas. 

Los dulces de Semana Santa
Fotografía: Juan Emilio Prades Bel

Mona de Pascua

La Mona es un dulce típico de la repostería española, sobre todo al norte, en las comunidades de Murcia, Valencia, Cataluña, Aragón y Castilla la Mancha, pero se extiende por todo el territorio con algunas variaciones en la presentación o incluso en el nombre.

Tiene forma de roscón, pero en el centro de la masa o en la cubierta puede llevar incrustadas frutas confitadas o un huevo de chocolate o cocido. Su interior es blanco y esponjoso y su cobertura debe estar tostada.

Es propio del Domingo de Resurrección y del Lunes de Pascua, y la tradición indica que los padrinos o los abuelos deben regalar una a sus ahijados o nietos.

Se considera que su nombre proviene de una palabra árabe, “munna” o “provisión de la boca”, es el regalo que los moriscos hacían a sus señores.

Dulces de Semana Santa
Fotografía: : Tamorlan

Panquemado o panquemao o Toña

El Panquemado o Toña, también español, es un brioche cuyos ingredientes son los mismos que los de La Mona de Pascua, pero lo distingue el hecho de que el panquemao no es decorado.

Dulces de Semana Santa
Fotografía: Javier Lastras

Torrijas de pan

Las torrijas de pan son indispensables en la Semana Santa española. La versión tradicional es una rebanada de pan empapada en leche aromatizada, rebozada en huevo y frita. Su consumo es popular porque se prepara en provecho del excedente de pan.

Se estila cubrirlas con un almíbar aromatizado. Pero la miel, el azúcar o la canela pueden darle otro matiz. Hay quienes actualizan la receta con vinotinto, zumo de naranja, caramelo, crema de queso o Nutella.

Y versiones tan interesantes como la de Oriol Balaguer.

Dulces de Semana Santa
Fotografía: Ancha Castilla.

Flores manchegas

Los buñuelos de viento o flores manchegas son pequeñas masas fritas que duplican su volumen y se pueden rellenar con crema pastelera, nata o chocolate.

La masa se prepara con harina, levadura, azúcar, huevos, leche y canela, limón o anís. Se cree que datan de la Edad Media.

Los dulces de Semana Santa

Pestiños con miel y azúcar

Del repertorio gastronómico del sur de España, pero también muy disfrutado en otras regiones, destacamos los pestiños o borrachuelos.  Se trata de una masa de harina frita y pasada por miel. Se suelen aromatizar con matalahúva, azahar, limón, naranja o canela. Hay quienes los bañan con un almíbar de miel, otros los espolvorean con azúcar, algunos los pliegan en forma de lazo, y otros prefieren darles forma rectangular.

Deja un comentario