María Carolina Izquiel 
comparte con Dulcear esta deliciosa receta familiar. 


En mi familia el dulce de lechosa (papaya) y piña de La Mama (así, sin acento) es de antología. Todos los sobrinos tenemos hermosos recuerdos del momento en que esa explosión de sabores se encajó en nuestra memoria afectiva. 

Este año me pasó la receta de su puño y letra, un párrafo que describía el procedimiento al ojo por ciento y confiando en la intuición del “vas viendo”. Así que me encomendé a los ángeles.

Una particularidad es que se hace con la lechosa o papaya rosada, no madura, no verde. Entonces la receta se vuelve mas accesible, porque basta con ir al supermercado y elegir la lechosa que luzca mas verde y menos blanda para que funcione perfecto. 

Usé una lechosa pequeña pelada y cortada en lajas con la parte mas grande del rallo. La puse a cocinar con 5 tazas de agua. A los 30min agregué dos tazas de azúcar, 4 clavos, una cucharadita de extracto de vainilla  y media piña rallada. Dejé cocinar a llama baja por hora y media, hasta que el líquido tuvo consistencia de almíbar

Tengo que mejorarlo visualmente, creo que ella ralla con el mismo grosor lechosa y piña y se ve mas bonito…. pero el sabor, increíble, fue un viaje al pasado feliz. 

Puedes seguir a María Carolina Izquiel en su cuenta de Instagram @simplebeautifulfoood


Torta de piña con sirope de ron acaramelado, de María Carolina Izquiel

Deja un comentario