Seguramente has oído hablar de los postres veganos y no tienes muy claro de qué se tratan. ¿Qué son y cómo se preparan? ¿Son distintos a los postres vegetarianos?

Se lo preguntamos a Dougmary Esquijarosa: es venezolana, comunicadora social y coach de nutrición y fitness en EEUU. Hace un año y medio comenzó su propia firma de asesoría en esas lides, llamada A Green Unicorn.

Cuando explica cuáles son las diferencias entre el veganismo y el vegetarianismo como estilos de nutrición, Dougmary señala que en este último régimen alimenticio están permitidos algunos derivados de origen animal, como leche, mantequilla, huevos, queso o yogurt (sin ingesta de carnes, aves o embutidos) y apunta que algunos vegetarianos se permiten incluir pescado y frutos del mar en su dieta ocasionalmente.

En contraste, un estilo de vida vegano no contempla ningún tipo de ingredientes ni elementos de origen animal (“no solo al cocinar, sino como parte de los materiales que se usan en la ropa, cosméticos, decoración, etc”, agrega) y se basa esencialmente en la ingesta de plantas y sus derivados.

¿En ese caso, cómo quedan los postres? “Muchas veces nos empeñamos en creer que si un postre no lleva huevos, mantequilla o leche no va a quedar rico. De hecho, los veganos no consumen tampoco gelatina, porque se obtiene del colágeno del hueso de la vaca. Pero si conocemos bien otros ingredientes y sabemos combinarlos, podemos preparar sin mucho problema otras opciones que también quedan buenísimas”, expone Esquijarosa, quien empezó a experimentar con estas recetas cuando quería preparar algo dulce y no tenía huevos en casa.

Una de sus alternativas favoritas –incluso sin harina ni azúcar– son las galletas de avena y cambur, que literalmente solo requieren estos dos ingredientes: dos cambures y dos tazas de avena. “Los trituras y mezclas bien, haces bolitas, las aplastas, las pones en una bandeja engrasada con un poquito de aceite y las llevas al horno por 15 minutos a 350° F. Les puedes poner chispas de chocolate, trocitos de frutos secos, etc. Tienen bajo índice glucémico y son muy fáciles de hacer”.

¿Qué más se puede probar sin mucha complicación? “Un postre que preparo siempre en mi casa es un pudín vegano de chocolate, que lleva cacao en polvo, aguacate –que aporta grasas buenas y también le da la consistencia que daría el huevo– y otra vez cambur, que es lo que le pone el punto dulce. Es una buena alternativa cuando la leche, los huevos y la mantequilla son difíciles de conseguir o resultan costosos”.

A pesar de llevar aguacate, Esquijarosa asegura entre risas que no: su pudín no sabe a guasacaca de chocolate. “El sabor a aguacate sinceramente no se siente. Lo que yo recomendaría de todos modos, para que la gente no se sugestione ni le tome mucho prejuicio, es no decir a base de qué está hecho el pudín hasta que no se lo terminen. Cuando uno no lo dice, ni cuenta se dan”, dice divertida.

Aquí comparte con Dulcear su receta:

 

Pudín vegano de chocolate (de cacao y aguacate)

De Dougmary Esquijarosa

Para 4 personas

Ingredientes:

3 cambures (bananos, guineos, plátanos) maduros

1 aguacate maduro

1/4 taza de cacao en polvo sin azúcar

1 cucharadita de esencia de vainilla

Preparación: 

1) Coloca todos los ingredientes en la licuadora o el procesador de alimentos y mézclalos hasta que tengan la contextura de un puré suave.

2) Vierte la mezcla en envases pequeños o en uno mediano. Cúbrelos con papel film o tápalos y mételos en la nevera. Debes refrigerarlos por lo menos una hora antes de consumir.

3) Como decoración, puedes espolvorear tu pudín con coco rallado, chispas de chocolate o pedacitos de frutas al momento de servir. Puedes consumirlo solo o también puedes usarlo como un dip frío para acompañar frutas enteras.

Para aprender otras recetas de este estilo, puedes seguir a Dougmary Esquijarosa en Instagram. Además de atender consultas online, publica regularmente consejos y platos que reivindican el consumo de frutas, vegetales, semillas y cereales, y opciones para moderar la ingesta de azúcar y harinas refinadas. La consigues como @agreenunicorn.

Deja un comentario