El museo del helado es de color rosa ¡totalmente! No hay un rincón que no esté cubierto de esta tonalidad. Cada espacio evoca sueños infantiles que desde luego continúan en la edad adulta en muchos de nosotros. Y así como el helado tiene una vida corta, este magnífico lugar también tienes que disfrutarlo rápido porque funciona de manera temporal. El de Miami abrí el 13 de diciembre de 2017  y cerrará en febrero.

Es básicamente una exposición itinerante que ya estuvo previamente en Los  Ángeles y en Nueva York. La idea es que en cada lugar donde se instale, los asistentes puedan disfrutar de atracciones, fotografías, gráficas y montajes relacionados con el helado. Además no sólo se trata de ver, sino también de comer porque está permitido probar infinidad de sabores y texturas

En su cuenta Instagram  (@museumoficecream) se  muestra una galería que invita hasta al más serio y reservado a volver a ser niño y lanzarse a la aventura del helado. El recorrido está diseñado para que los visitantes conozcan sobre la historia del helado, los diferentes tipos y sabores que existen, algunos clásicos y otros más extravagantes.

Es una experiencia que reta tu imaginación. Quienes tienen la oportunidad de ir pueden lanzarse en una piscina llena de lluvias de colores (sprinkles), esa que ponemos en nuestros conos de helado o beber de una fuente de donde brota un manantial de chocolate. Y por si fuera poco hay una sección dedicada al clásico norteamericano Banana Split. Y tú, ¿te lanzarías a una piscina de lluvia caramelo?

 

Vanessa Leonett Reyes
Periodista venezolana. Blogger.

Deja un comentario