Mercedes Chapellín y María Alejandra Pérez, son dos amigas que decidieron asociarse y emprender su propio negocio en el mundo de la pastelería, así crearon Las Tortas de Nana. Ellas presumen de estar siempre en los momentos especiales y en los recuerdos más bonitos de sus clientes, quienes pronto se convierten en fieles seguidores.

Hacen tortas decoradas para eventos, cupcakes, galletas y minipostres. Se esmeran en la calidad de sus productos, tanto en sabor como en presentación, esto ha hecho que los clientes siempre regresen por más. “Tenemos clientes a quienes conocimos cuando le celebraron el bautizo a sus hijos y luego el primer cumpleaños, el segundo, la comunión y así continuamos. A la hija de una cliente le preparamos tortas casi desde que nació, ahora la niña tiene tres años”, dice Mercedes Chapellín una de las reposteras de este dulce negocio ubicado en Caracas.

Ya son seis años en los que han tenido también que sortear dificultades, debido a la situación en Venezuela, pero eso no las amilana, siguen adelante. “Para nosotras no es una opción rendirse, en las crisis hay quienes lloran y hay quienes hacen pañuelos, a nosotras nos tocó hacer pañuelos”, dice con seguridad Chapellín.

Para estas dos amigas lo más importante es crear una conexión con el cliente: “que haya confianza y afinidad, esto los hace regresar”.

En la cocina aseguran que también tienen sus truquitos y secretos, sobre todo para la torta de chocolate que tanto les gusta a quienes son fans de sus postres. La decoración debe ser especial, aunque reciben sugerencias de los clientes, afirman que siempre buscan ser originales e innovar.

 

En Instagram: @lastortasdenana

Vanessa Leonett Reyes
Periodista venezolana. Blogger.

Deja un comentario