El cubo de Rubik de Cedric Grolet es una muestra del talento creativo de este chef pastelero que ideó la forma más dulce de hacer comestible el tradicional entretenimiento.  

El postre está de moda en París y consta de 27 cubos de diferentes colores, texturas y sabores. Si esto te sorprende, prepárate: los cubos están colocados sobre bases giratorias, que hacen que se acerque aún más al juguete que nos rompe la cabeza a la hora de descifrarlo.

Además de vistoso, es un postre que invita a compartir, pues las piezas son individuales.

Su creador fue elegido el mejor pastelero de 2017 y no aunque no es la única que demuestra su ingenio, sí es la que acapara mayor  atención en su cuenta de Instagram.

Grolet se inició en el mundo de la pastelería a los 12 años, en el restaurante de sus abuelos, y a los 14 años comenzó a formarse seriamente. Ahora, con 32 años, es el jefe de repostería del hotel Le Meurice París.

Si te das un paseo por su galería de Instagram (Cedric Grolet) te aseguramos que te quedarás mucho tiempo allí, porque cada creación es única y encantadora. No sólo podrás encontrar los cubos de Rubik, también otras piezas pasteleras inspiradas en las frutas, que Grolet procura trabajar según la temporada.

Y si te animas a ir a probar los cubos, es importante que sepas que deben ser encargados con tres días de anticipación.

Ahora cada vez que veas un cubo de Rubik sabrás que en París, en el prestigioso hotel Le Meurice  hay uno que no sólo se mueve sino que también se come.

chocolate, cubo,

Vanessa Leonett Reyes
Periodista venezolana. Blogger.

Deja un comentario

0

Tu carrito