Los cake pops son lindos, diferentes y decorativos, tal vez por eso no pasan de moda y  los hace ideales en las mesas de dulces, sobre todo en las fiestas infantiles. La repostera Elena Jansen nos explica cómo se hacen y nos ofrece algunas recomendaciones

Su nombre es tan divertido como su estampa y aunque son utilizados para todo tipo de celebraciones, los cake pops, despiertan más fascinación en los niños quienes disfrutan de verlos y degustarlos.

Sus toppings son una de las cosas que más llaman la atención, además quedan a la creatividad de quien los haga o del cliente que busque una opción dulce y coqueta. Lluvia de colores, de chocolate o de maní suelen ser algunas de sus coberturas, pero la imaginación da para más, sobre todo si en vez del clásico chocolate temperado, se usa fondant.

La repostera Elena Jansen de Dulces Mecha explica que son los cake pops muy usados en las mesas de dulces y que se hacen a base de bizcocho triturado y combinado con un ingrediente o elemento que ayude a compactar: “puede ser crema de leche, arequipe (dulce de leche) o cualquier otro elemento que permita integrar la mezcla”, explica.

La idea es hacer con esa mezcla unas bolitas similares a las trufas. Luego se introduce un palillo y se pasa esta especie de chupeta por chocolate fundido -oscuro o blanco, según la preferencia- se dejan reposar y se decoran al gusto.

En cuanto al sabor hay variedad y queda a la imaginación de cada quien, “los hay de muchos sabores, particularmente yo los he hecho de chocolate, marmoleados, naranja,  vainilla e incluso rellenos de maní”, detalla Jansen.

Aunque los cake pops duran mucho tiempo fuera del refrigerador, la repostera advierte que hay que tomar en cuenta dónde será la celebración ya que los cake pops (igual que la mayoría de las delicias que los acompañen en la mesa de dulces) se pueden ver afectados por el calor, sobre todo si se trata de espacios abiertos.

Estos postres son fáciles de hacer e ideales para aprovechar cualquier bizcocho sobrante (o accidentado) .  La decoración va a depender de la celebración, los hay desde los divertidos con chispas de colores hasta los más formales utilizados para bodas y 15 años.

Jansen recuerda que una de las cosas que distinguen a los Cake Pops son los palillos, esos mismos utilizados para las chupetas que incluso pueden ser decorados. Otro elemento que los hace especiales es la decoración que va desde lo más sencillo hasta lo más elaborado.

¿De dónde provienen los Cake Pops?

Los Cake Pops se hicieron famosos gracias  Angie Dudley, mejor conocida como Bakerella, una bloguera y diseñadora gráfica estadounidense, amante de la repostería, que se atribuye la creación de estas pequeñas delicias, que asegura que ideó para aprovechar los restos de las tortas. En su web www.bekerella.com  ofrece muchas creativas ideas para prepararlos y tiene un libro llamado Cake Pops. Fueron muy populares entre los años 2009 y 2011 y en la actualidad siguen siendo uno de los postres infaltables en la mesa de dulces. Bakarella también es famosa por la creación de los mini cupcakes.

La técnica básica  consiste en hacerlos a mano y darle la forma redondeada, sin embargo con el paso del tiempo surgieron otras maneras de elaborarlos, incluso en el mercado hay moldes con varias formas y la propia Bakerella le ha dado todas las formas posibles: dibujos animados, corazones, cuadros, cubos e incluso hay unos en forma de mini cupcakes, en su blog podrás ver infinidad de diseños.

También hay máquinas de cake pops (artefactos similares a una tostadora, con espacios para colocar la masa) y moldes de silicón o metálicos para hacer bolitas perfectas.

Deja un comentario