Seguramente los has visto en Instagram. Son bellos, coloridos y nutritivos. Se llaman smoothie bowls (boles de batidos) y no son otra cosa que purés de frutas adornados con frutos secos, semillas, cereales, etc. Se diferencian de un smoothie tradicional en que son más densos y necesitas una cuchara para comerlos. Se han convertido en una tendencia tan popular como el cronut, el helado enrollado, los glow desserts  los kokus o las freakshakes.

¿Cómo se preparan? Lo divertido de estos boles es que sus recetas derivan directamente de tu imaginación. Puedes combinar las frutas que más te gusten o incluso sumarles vegetales, proteína en polvo u otros ingredientes para reforzar su valor nutricional. El truco esencial para un buen smoothie bowl es que la base sea bien espesa. Esto se logra con frutas como el mango, la banana y el aguacate, o puedes congelar primero cualquier otra fruta que elijas para que la textura final sea bien cremosa. Así mismo, puedes añadirles leche, yogurt, cereales, jugos de otras frutas. Esa selección pasa por la licuadora, se sirve en el bol y luego se corona con diferentes toppings para decorar.

Los adornos más populares son frutas frescas rebanadas, coco rallado o en hojuelas, nueces y almendras, hojuelas de avena, granola, frutas deshidratadas (uvas pasas, ciruelas pasas, arándanos secos, etc), semillas de linaza o de chía, cacao en polvo, mantequillas de frutos secos, chispas de chocolate, flores comestibles, etc. Si quieres preparar estos boles para tus invitados como parte de un desayuno o una merienda, puedes usar cortadores de galletas para darle forma a tus frutas y combinar ingredientes de distintos colores para que el resultado sea hermoso.

Una de nuestras cuentas favoritas sobre este tema es la de Ashley Bowman, quien los prepara con mucha creatividad. Lo mejor de estos platos es que puedes sustituir los ingredientes libremente según su disponibilidad en tu país y combinarlos en cantidades a tu gusto, pues no son recetas estrictas.

A continuación, uno de sus smoothie bowls más sencillos y sabrosos:

 

Smoothie bowl de banana, moras y fresas:

Ingredientes:

Cambures (bananas)

Moras o arándanos congelados

Fresas congeladas

Leche vegetal de tu preferencia.

Fresas frescas en rebanadas

Hojuelas enteras de avena cruda (también puede ser granola)

Chips de coco sin azúcar

 

Preparación:

Licúa las frutas congeladas con un chorro de leche vegetal hasta que se forme una mezcla espesa como un helado. Sírvela en el bol y decora con filas de fresas rebanadas, hojuelas de avena y chips de coco.

Si bien estos platos son muy nutritivos por su contenido de vitaminas y minerales, es necesario que recuerdes que buena parte de la fibra se pierde con el licuado. También ten presente que si quieres endulzarlos no debes abusar con el azúcar, pues las frutas tienden a ser lo suficientemente dulces. Es ideal preparar solo la cantidad necesaria y procesarla justo antes de consumir, para limitar al máximo la oxidación de las frutas y aprovechar al máximo sus nutrientes. Para que mantengan por más tiempo su temperatura, guarda cada bol en el congelador por una hora antes de servir en él tu smoothie bowl.

 

Recuerda que en nuestra TIENDA DULCEAR encuentras los más variados utensilios para realizar tus preparaciones.

 

Deja un comentario