Lena Yau

La Vida dulce de María Nevett

María Nevett, caraqueña, politóloga y productora audiovisual, ama al dulce desde pequeñita. Adora comer y le encantan los restaurantes con una larga carta de postres. De niña atesoraba latas de leche condensada que disfrutaba bebiendo a piquito, del parque lo que más disfrutaba era el final: la hora de juegos terminaba con una visita a la pastelería. Cuenta que se comía los merengues de un solo bocado y que cerraba los ojos para disfrutar del juego de texturas, la suavidad aterciopelada de la crema y la frescura granulada de la tartaleta.

María aparcó sus oficios anteriores y, de la mano del maestro Emilio Scannapieco, se hizo heladera.

En el año 2010 se instaló en Cartagena y convencida de que nadie es infeliz frente a un postre, se lanzó en una aventura dulcera: abrió la Gelatería Paradiso.

Trabaja más de 80 sabores, casi todos de frutas locales.

Sus helados son artesanales, no llevan pasta industrial, tampoco saborizantes o colorantes.

Al usar productos frescos como materia prima, la selección de la vitrina se decide en base a lo propio de cada temporada.

Entre sus helados Venezuela tiene un lugar que brilla: hace el helado de chocolate con Mijao oscuro de Chocolates El Rey.

María llenó de vida y color una esquina de Cartagena. Gelatería Paradiso se ha convertido en punto de encuentro y disfrute. Sus helados gustan tanto que no hay quien no se rinda ante ellos: lugareños, turistas, actores, actrices, diseñadores y presidentes acuden a saborear la fría dulzura que ofrece el local.

María conquista con sus creaciones y se ha ganado un lugar en el corazón de los cartageneros. Hacer una fiesta en los paladares llena a gratitud a los asistentes.

Un camino de sabores que le dio a María un segundo país y las llaves de una ciudad que la acogió como hija. Paso a paso, con entrega y mística de trabajo, María llegó a la vida dulce.

En un suspiro

Un dulce que sabe a infancia: Merengue doble de la pastelería El Parque.

Un dulce que te hace viajar: Tarte tatin.

Una curiosidad dulce: Dulce japonés de caraotas negras.

Un dulce picante y salado: Chocolate de ají de Cacaoart.

Un dulce oloroso: El olor de la parchita recién abierta.

Un dulce líquido: Leche consensada.

Una palabra dulce: Suspiro.

Un dulce escondido: Cambur con leche condensada.

Una dulce extravagancia: Huevos fritos con mucho azúcar en la yema.

Un dulce por descubrir: ¡Espero que muchos!

Venezuela es dulce porque: comemos papelón desde que nacemos y nos decimos mi amor, mi vida y mi corazón sin dudar.

Colombia es dulce porque: En Cartagena, que es mi Colombia, está “El Portal de los dulces” lleno de delicias y porque están mis helados también.

Si te digo Vida dulce: pienso en una oblea en Margarita frente al mar, en un chantillí en una piñata, en unas caracolas de la Aída con mis hermanas y primas.

¿Qué te hace la vida dulce? Paradiso.


La Gelatería Paradiso está ubicada en  Esquina Carrera 5, Cl. 36, Cartagena de Indias, Colombia.

En Instagram:@gelateriaparadiso

 

Soufflé de guayaba de María Nevett

Deja un comentario

0

Tu carrito