Aplastar algún ingrediente –frutas, frutos secos- para emplearlos en una elaboración.

 

Regresar al Glosario