En el caso del chocolate,  hacer que este, fundido, pase por tres superficies de temperatura diferentes para mejorar  su brillo y hacerlo apto para la confección de bombones.

 

Regresar al Glosario