Se aplica a preparaciones que se han cocido incorrectamente o demasiado; también se aplica a elaboraciones que se tuestan con un poco de azúcar con la ayuda de una placa quemadora.

 

Regresar al Glosario