Aplicar con un pincel o brocha, una capa de huevo u otro ingrediente, en la superficie de algunas elaboraciones antes de hornear, para que adquieran un color dorado y brillo.

 

Regresar al Glosario