Se le llama así a las claras de huevo montadas (batidas para incorporarles aire) una vez que alcanzan una textura que luce como nieve o nubes.

 

Regresar al Glosario