Remojar durante horas o días elementos –crudos, secos o confitados- en un líquido para que se impregnen de su aroma y sabor.

 

Regresar al Glosario