Hervir de nuevo un preparado para evitar una posible fermentación o deterioro.

 

Regresar al Glosario