Preparar una masa con grasa, de manera que al hornear crezca por hojas o capas, crujientes.

 

Regresar al Glosario