El batidor de globo (de balón) o manual es quizá en el primer instrumento en el que pensamos cuando nos hablan de repostería.

Contar con buenos utensilios es fundamental para llevar a buen término una receta, y así tengas una súper batidora eléctrica, hay procesos que necesitan más brazo que máquina. 

¿Por qué el batidor manual sigue siendo útil? Primero, porque saberlo usar es básico para defenderse en repostería y conocer a fondo sus técnicas. Los profesionales afirman que batir a mano una mezcla incorpora mayor cantidad de aire, dando más cuerpo a nuestras preparaciones, por lo que es idóneo para conseguir la ligereza que caracteriza a los merengues y soufflés, por ejemplo.  También, el movimiento manual nos ayuda a emulsionar la mezcla y a romper los grumos. 

Otra razón es que el batido manual lo realizamos con movimientos que podemos graduar más fácilmente hasta lograr el punto que deseamos conseguir. Aunque las batidoras eléctricas aligeran el trabajo de montar huevos o nata, estas tienen mucha fuerza y hay que tener cuidado de no pasarse de punto. Si las claras se baten eléctricamente unos segundos de más, seguro se pondrán granulosas. Así que, aunque batir a mano es un trabajo que puede ser pesado, el resultado nos recompensa.

Si leyendo esto te antojaste de preparar algún merengue, aquí te dejamos las claves para preparar los tres tipos de merengue clásicos.

Cómo escoger el batidor manual apropiado

Existen de diferentes tipos de batidores manuales, pero el básico y por lo tanto esencial a la hora de preparar postres, es el batidor de globo o de balón. Este tiene una forma de lágrima ancha, formada por múltiples varillas curvas, que se sostienen por un mango. Es uno de los más conocidos por haberse convertido en ícono de la cocina, en especial de la repostería, por eso en Dulcear.com lo amamos y forma parte de nuestra identidad. 

Las varillas o alambres de los batidores de globo pueden ser de estaño o acero inoxidable, y en la actualidad, los puedes conseguir recubiertos con silicón, lo cual es perfecto para evitar rayar las superficies de nuestros recipientes o los recubrimientos antiadherentes. Sus bordes curvados se ajustan muy bien a los lados cóncavos de los tazones que con frecuencia usamos en repostería.

Estos alambres deben ser rígidos para que conserven su forma con el paso del tiempo, pero es importante que no estén totalmente unidos, y en el extremo del globo, las varillas deben notarse separadas, para que al batir se muevan de forma independiente y así entre la mayor cantidad de aire a nuestra preparación.

En cuanto al mango, este puede ser de madera o de metal. Ambas opciones están disponibles en el mercado, pero debes tomar en cuenta que es preferible que sean gruesos, para que tengas mayor comodidad al batir.

Otra recomendación importante es que cuentes con al menos dos batidores de globo: uno pequeño que te funcionará muy bien para batir claras de huevo, y otro de mayor tamaño para mezclar grandes cantidades.

En nuestra TIENDA puedes encontrar el batidor manual que más se ajuste a tus necesidades.


Variaciones del batidor de globo

Una variación reciente del batidor de globo, fue diseñada por la casa alemana Leifheit, cuya novedad es que cada varilla tiene un alambre enrollado a su alrededor en forma de espiral, con lo que aseguran que el batido es más rápido,.

También destaca otro modelo (de la casa Tescoma), cuyas varillas encierran una bola de alambre que en su interior tiene una esfera de acero inoxidable.

2 comentarios

    1. ¡Hola! ¡Gracias por escribirnos! En nuestra Tienda no tenemos cortador de torta en este momento, ¡pero lo anotamos para poder ofrecerlo muy pronto! ¡Que tengas un dulce día!

Deja un comentario