La pastelería es un arte exacto y en las recetas todo tiene un por qué. Los ingredientes pueden estar ordenados según su volumen, su textura y su peso, y si se pasa por alto este orden o las indicaciones, podríamos no obtener el resultado esperado, quedando más o menos esponjoso, grasoso o pesado el postre, o incluso convertido en un desastre irreparable.

¡Cuidado con la improvisación y el clásico “al ojo por ciento”!

El orden en los procedimientos de la receta indica un ritmo de preparación según sus propiedades, por eso en las recetas profesionales se presentan los ingredientes de acuerdo a la secuencia de su utilización.

Sabemos que debemos leer la receta completa antes de comenzar… ¿pero qué pasa cuando nos despistamos?

Aquí te dejamos algunas recomendaciones de los profesionales:

Qué hacer cuando no seguimos la receta

-No se debe perder la calma nunca.

-Si por ejemplo, la receta dice que se debe poner las claras a punto de suspiro y no lo hiciste de esta manera, no se va a arruinar el postre, solo no quedará tan esponjoso como debería. Pero también podrías batir otras dos claras y agregárselas de manera envolvente.

-Si te pensaste que tenías un ingrediente pero te diste cuenta en medio de la preparación ¡no te desesperes! Se puede suplir por otro pero teniendo en cuenta su peso y su textura, que sea parecido al que se va a reemplazar junto a su cantidad que es importantísima. Hay que tomar en cuenta que cada ingrediente tiene sus propiedades y especificaciones, la idea es buscar un producto que se le asimile. Por ejemplo, en algunos casos se puede cambiar la leche por yogur o crema de leche. Tip: Es de gran utilidad hacer la mise en place, antes de comenzar.

– Si a un postre no se le agregó la cantidad necesaria de azúcar y el producto final queda desabrido, se puede hacer un almíbar y colocárselo antes de ponerlo a enfriar. TIP: debes probar siempre el producto antes de congelarlo u hornearlo, de esta manera sabrás si algo falta y podrás solucionarlo justo a tiempo.

-Si la mezcla de una crema, como la pastelera, quedó muy dura por no echarle suficientemente leche como decía la receta, se debe agregar un poquito de agua o leche en la misma temperatura que esté y dejar que hierva para unificar los elementos y que obtenga una mejor textura.

-Si la mezcla del postre no tiene la consistencia requerida y queda, por ejemplo, aguada, se puede añadir un poco de espesante como harina o maicena en un poco de líquido y dejarlo hervir nuevamente para que agarre contextura.

– Hay que tener en cuenta que en algunas preparaciones los daños son irreparables. En el caso de los suspiros, si no pusiste las cantidades de las recetas exactamente quedará chicloso y no tendrá arreglo.

 

Para otras emergencias, tienes más recomendaciones aquí:

 

Qué hacer con un ponqué “desbaratado”

Deja un comentario