Con el aumento de la detección de intolerancias alimenticias a los productos lácteos, las leches veganas o bebidas vegetales se han convertido en una versátil alternativa para sustituir a la leche de vaca, que además contiene menos calorías, algo que también aprovechan quienes desean mantenerse en forma.

Para hablar del uso de las llamadas leches veganas en preparaciones reposteras, consultamos a Mafer Gamarra, de @lacocinadecarlaymafer un proyecto de talleres y cocina saludable que ofrece alternativas para regímenes especiales, intolerancias y alergias, mediante deliciosas recetas sin gluten, sin caseína y sin azúcar, pero con mucho sabor.

Las bebidas vegetales pueden sustituir a la leche en cualquier receta, pero hay que tomar en cuenta que las proporciones pueden variar según el tipo de bebida que se use, y el resultado final puede ser ligeramente diferente en términos de textura. Así mismo es importante recordar que, dependiendo de su origen, hay algunas leches vegetales tienen sabores más intensos que otras y esto puede notarse en la preparación.

Pueden ser utilizadas en muchas mezclas para cremas pasteleras, leches condensadas, quesillos, crepes y muchas más recetas deliciosas.

Existen diferentes tipos de leches veganas derivadas de granos y de nueces.


Estas son algunas de las más conocidas y te contamos cómo prepararlas:

 

Leche de coco

Es muy apreciada por su sabor y aroma.

Ingredientes: 

  • 1 coco seco (marrón)
  • 3 tazas de agua
  • 1 tamiz o colador.

Preparación:

  • Abrir el coco y luego retirar la pulpa con ayuda de un cuchillo de mesa sin punta.
  • Verter el agua en la licuadora junto al coco y procesar.
  • Con ayuda de un colador o tamiz de tela, se separa la fibra de la leche.
  • Envasar preferiblemente de vidrio, bien tapada. En la parte más fría de la nevera dura de 3 a 4 días.

Leche de avena

Su sabor es ligero y la textura es similar a la leche de vaca descremada.

Ingredientes:

1 taza de agua

2 cucharadas de avena en hojuelas

Ralladura de limón

Endulzante.

Preparación:

Es una de las preparaciones más sencillas. Solo hay que colocar todo en la licuadora y mezclar muy bien. Luego se cuela, se envasa y se lleva a la nevera.

 

Leche de arroz

Es muy digestiva y tiene un sabor ligeramente dulce

Ingredientes:

40 gramos de arroz

500 ml de agua mineral

Preparación:

1- Hidratar el arroz en agua durante 12 horas

2- Pasadas las 12 horas se escurre y se lava.

3- Llevar a la licuadora con los 500 ml de agua, un punto de sal y vainilla.

4- Colar en tamiz de tela, guardar y reservar en la nevera.

 

Leche de almendras

Comprende uno de los sabores más dulces y delicados, excelente para la preparación de postres.

Ingredientes:

1 taza de almendras

3 tazas de agua

Una cucharadita de extracto de vainilla

 

Preparación:

1- Dejar en remojo las almendras por al menos 8 horas.

2- Pasado el tiempo lavarlas muy bien, llevar a la licuadora con las tres tazas de agua.

3- Licuar hasta tener una textura cremosa.

4- Colar, agregar la vainilla y conservar en nevera .

 

¿Sabías que se puede hacer arequipe (dulce de leche) vegano con estas bebidas vegetales?

Arequipe vegano

Ingredientes:
1 litro de leche vegetal (puede ser con la leche de coco o con la de almendras)
80 gramos de endulzante
1 cucharadita de maicena o almidón de maíz
Especias al gusto (como clavitos, sarrapia y vainilla)
Pizca de sal

Preparación:
1- Cocina a temperatura mínima la leche con en el endulzante, la sal y las especias. Una vez que reduzca a la mitad agrega la maicena disuelta en 2 cucharadas de agua.
2- Mezcla con paleta de madera hasta que veas el fondo de la ollita. Envasa en caliente preferiblemente en frasco de vidrio esterilizado y ¡voilà! Obtendrás un rico arequipe vegano.

  

Leches veganas caseras: algunas claves

  • Es importante recordar que al ser totalmente naturales, tienen poco tiempo de vida: tres días refrigeradas es su tiempo óptimo.
  • Tú puedes experimentar y controlar la textura que deseas que tengan tus leches veganas: si deseas que sea más ligera, agrega más agua, y reduce la cantidad si la quieres más concentrada.
  • Agita la leche vegetal antes de usarla, pues los líquidos y sólidos se suelen separar en el envase.
  • Aprovecha la pulpa y la fibra residual. Con ella se pueden realizar otras preparaciones, por ejemplo, harina de almendras (llevando a secar en el horno lo que queda luego de elaborar la bebida. Y si no sabes qué hacer con ello en el momento, guárdalo en un envase pequeño y congélalo, pues puede servirte muy pronto.

 

La alquimia de Carla y Mafer

 

Deja un comentario