Una cobertura tortas que ya se ha vuelto clásica es el fondant, su nombre viene del término francés que se traduce como “lo que se funde”, y se trata de la masa dulce que decora no solo pasteles sino delicias como cupcakes, cake pops o galletas. También es reconocida por el nombre de “masa elástica” o “masa flexible para tortas”.

Realizar una cubierta tipo fondant es mucho más sencillo de lo que se cree, pero no deja de ser una fórmula de proporción que hay que seguir fielmente para obtener el resultado que esperamos.

Hoy compartimos la receta y las recomendaciones de la repostera Alicia de Rodríguez, para hacer fondant de cobertura en casa

 

Fondant de cobertura casero, de la repostera Alicia de Rodríguez

Ingredientes:

 -1/4 de taza de agua a temperatura ambiente.

-2 cucharadas de gelatina sin sabor. Este es el ingrediente texturizante por excelencia en estas recetas, pues le da ese aspecto gomoso y flexible que se requiere

-3 cucharadas de glicerina, para humectar la masa, también puedes usar manteca vegetal o aceite.

-1/2 taza de glucosa, que permite una masa lisa y duradera.

-750g de azúcar glas (aproximadamente)

-1 cucharada de vainilla o cualquier esencia que se desee colocar

Preparación:

Lo primero que debes hacer es tener todos los ingredientes en la mesa (mise en place).

Una vez que tengas todo a la mano, debes remojar la gelatina sin sabor en forma de lluvia, es decir, debes echarla poco a poco en el agua y no de golpe. Hay dejar que se hidrate hasta que tenga una apariencia transparente, como si fuese una goma. Luego, se lleva al fuego bajo, se agrega la glucosa y la glicerina, y se cocina a fuego lento hasta que todo sea un mezcla homogénea.

Sin dejar que hierva, se baja de la hornilla y se deja reposar hasta que entibie (aproximadamente 10 minutos). Si le vas a colocar alguna esencia, este es el momento.

Mientras este proceso se lleva a cabo, cierne el azúcar glas para que no queden grumos. Posteriormente, se debe formar con este ingrediente en la mesa una especie de volcán donde se le irá agregando la mezcla que dejaste reposar hace minutos.

Con una espátula une la mezcla con el azúcar glas de adentro hacia afuera hasta que quede compacta.

Si requiere más azúcar glas no te preocupes, esto se debe a la humedad del ambiente, lo importante es que el resultado sea una pasta consistente, pero tampoco exageres o la masa perderá elasticidad.

Preferiblemente, esta masa ya lista debe reposar al menos 4 horas en la nevera  envuelta en un plástico o papel film para que adquiera la óptima condición para estirarla con el rodillo en la mesa y preparar lo que luego vestirá a tu postre.

Si la pones fresca, se romperá.

Sabrás que tu masa está lista cuando no se pegue de tus manos a la hora de manipularla.

 

Recomendaciones:

 -No debes poner el azúcar glas de una vez, sino empezar a trabajar con la mitad para evitar que la masa se endurezca. A pesar de que es la proporción de la receta, a veces las condiciones ambientales no están a favor. Si te pasas de azúcar glas, que no es lo ideal, puedes agregarle más glicerina para ablandarla.

-Cuando la vayas a estirar, es necesario colocar en la mesa un poco de maicena o mantequilla para evitar que se pegue.

-Si vas a colorear la masa debes hacerlo una vez que esté lista. Cuando vayas a empezar a agregarle el colorante es bueno probar solo un pequeño trozo de todo el fondat hasta obtener el color deseado.

-Esta masa se recoge con el mismo rodillo para vestir la torta y evitar que se estropee.

 

 

Deja un comentario