Cuenta Nela Moser, propietaria de esta empresa, que durante las noches sin luna y en un ambiente perfumado por el eucalipto, el romero y la lavanda, los duendes y hadas de Galipán llegan a las instalaciones de Chocolates Picacho para elaborar deliciosas golosinas.

Gracias a esta mágica labor, quien visite el pueblo situado en el Parque Nacional El Ávila, Waraira Repano, podrá deleitarse con bombones de café, dulce de leche de Bufito y frutas naturales como parchita, limón, coco o mora; trufas traviesas de frutos secos, y el inigualable turrón Boca e’ Tigre (llamado así en honor a la entrada del Picacho de Galipán), el cual contiene maní salado tostado al atardecer sobre caramelo derretido, chocolate de leche y chocolate oscuro, excelente para llenarse de energía mientras se recorre a pie la zona.

Además de apetitosa, la producción de Picacho es vistosa y colorida: son bocados moldeados y pintados a mano. Trabajan de lunes a viernes y los fines de semana atienden gran cantidad de público en las instalaciones del taller, así que puedes acercarte a escuchar fascinantes historias y disfrutar de estas exquisitas dulzuras.

Web: chocolatespichacho.blogspot.com
Email: chocolates@picacho.com.ve
Instagram: @chocopicacho

Deja un comentario