Cheesecake de queso de cabra y fresas, una receta que nuestra querida chef Mercedes Oropeza preparó en el marco de la celebración del aniversario de la marca de quesos de cabra Ananke Quesos, que llega en este año 2020 a sus 15 años.

En nuestro blog encontrarás también la cheesecake de fresas clásica, pero queremos ofrecerte esta alternativa porque el queso de cabra convierte en una experiencia totalmente diferente. ¡Sus matices te encantarán!

La puedes acompañar con exquisito té caliente (aquí te contamos los secretos para armonizar dulces e infusiones).

Ingredientes

  • 5 yemas de huevo
  • 1 lata de leche condensada.
  • Ralladura de un limón verde, pequeño.
  • 1 cucharada de vainilla
  • 500 g de queso cremoso de cabra natural Ananke
  • 100 g de mantequilla derretida
  • 1 paquete de galletas María
  • ½ kilo de fresas frescas, maduras y bonitas

¿Cómo se prepara la Cheesecake de queso de cabra y fresas?


En un procesador o licuadora se pulverizan las galletas María y se llevan a un envase. Se añade la mantequilla derretida y se mezcla bien.

Con esta masa cubrimos el fondo de nuestros moldes individuales o una tortera mediana, y se lleva al horno por unos 8 minutos a 150ºC-300ºF, se retira y se deja enfriar.
 
Con la ayuda de una batidora o asistente de cocina, se baten las yemas hasta que se obtenga una espuma espesa, color amarillo pálido, y, sin dejar de batir, se agrega el contenido de la lata de leche condensada, la ralladura de limón y la cucharada de vainilla. De último se añade el queso de cabra, poco a poco, y se sigue batiendo hasta obtener una mezcla sin grumos.
 
Vertemos esta mezcla sobre el molde con la costra de galletas ya fría, y se lleva al horno en baño de María a 150ºC-300ºF durante 1 hora, o hasta introducir un cuchillo y que al hundirlo en el centro de la torta este salga limpio.
 
Se saca del horno, se deja enfriar y se cubre con fresas maduras cortadas.

Luego se guarda en la nevera hasta el momento de servir.

Deja un comentario