NoticiasPortada

De dónde vienen las donas

Azucaradas y esponjosas. Estos aros de masa son irresistibles a toda hora y tan versátiles que se les puede ver rellenas con distintos sabores o glaseadas de infinidad de maneras. En Dulcear compartimos algunas de sus curiosidades y secretos sobre las deliciosas donas

. Los colonos holandeses llevaron las donas a Estados Unidos – donde se hicieron tan populares – cuando llegaron a Manhattan, entonces conocido como New Amsterdam. Para estonces las llamaron “olykoeks”, o pasteles grasos; luego su nombre evolucionó a “oliebollen”, o bolas grasas, gracias a su forma redonda irregular. A diferencia de hoy, las “oliebollen” se disfrutaba tradicionalmente durante la temporada de Navidad, y cada cocinero tenía su propia receta.

. En su libro Glazed America, el autor Paul Mullins dice que la primera receta impresa para donas se puede encontrar en un libro de cocina inglés que se remonta a 1803, incluida como parte de un apéndice de recetas americanas. Este dulce tomó una importancia patriótica durante la Primera Guerra Mundial, cuando las mujeres trabajadoras del Ejército de Salvación conocidas como “Donut Girls”, preparaban y distribuían donas a los soldados estadounidenses que luchaban en Francia. Para honrarlas, se creó el Día Nacional de la Dona, también conocido como el Día Nacional de la Donut, celebrado en Estados Unidos, el primer viernes de junio de cada año.

. Las donas son muy versátiles y su preparación dependerá del gusto de la persona. Se sugiere escoger la cocción frita en caso de comerla al día, en cambio al horno se pueden congelar y luego quedan perfectas. Esto es muy subjetivo y cada quien decidirá cual le gusta más, por supuesto la dona original es frita. Haz clic aquí para ver nuestra receta de donas

. Como sugerencia, al freírlas recuerda dejar que el aceite llegue a la misma temperatura después de cada lote, ya que la adición de las donas tiende a disminuirla. No dejes que aquellas sin cocer se calienten demasiado, así que manténlas alejadas del horno y lejos de la freidora. El calor puede arruinar la masa incluso antes de freírlas. Si deseas cubrirlas con chocolate es recomendable esperar a que estén frías. Otro consejo es almacenarlas en lugar fresco y no en la nevera, para que así se conserven suaves y esponjosas.

. Hay muchas otras formas especializadas de la dona, menos populares, tales como las barras o Long Johns (una forma rectangular), o con la masa torcida alrededor de sí misma antes de cocinar. En el noreste de Estados Unidos, las barras y giros se denominan generalmente crullers. Otro es el beignet, que es de forma cuadrada, cubierto con azúcar en polvo.

 

Deja un comentario