Azúcar invertido

Se forma por una reacción química de hidrólisis ácida o inversión enzimática: se rompe la sacarosa (azúcar común) en los elementos básicos que la componen, glucosa y fructosa. Se usa en repostería para aumentar la fermentación de las masas, aumenta la retención de humedad y evita la cristalización.