Los aficionados a al chocolate coincidirán en decir que cualquier hora es buena si trata de saborear un trozo de esta golosina o un postre que lo tenga como ingrediente principal. Pero los expertos catadores aseguran que si quieres degustar mejor un chocolate, debes hacerlo al final de la mañana, pues es cuando tus papilas gustativas están más sensibles. Recuerda que debe estar a temperatura ambiente, nunca frío. Y, si eres capaz de aguantar la tentación y no apresurarte al siguiente bocado, saboréalo lentamente. Notarás la diferencia.

 

En Dulcear encuentras los mejores consejos para preparar tus postres y disfrutarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *