Consejos

Dulcear
recetas

Efrén Hernández Arias ©

Cómo hacer ganache de chocolate

La ganache es una crema espesa que se prepara a base de chocolate y crema de leche, a la que puede añadírsele también mantequilla, licor o algún otro aromatizante. Una buena proporción es usar 300gr de chocolate y 250ml de crema. Se pica el chocolate en trozos y se reserva en un recipiente. Se calienta la crema de leche y se retira antes de que hierva.  Se le añade una cucharada de mantequilla (para dar brillo) y el licor o el aromatizante elegido, si es el caso. Se agrega la crema de leche caliente sobre el chocolate (nunca al revés o se cortará la ganache) y se deja que el calor haga su trabajo durante al menos unos 5 minutos, sin tocar la mezcla. Luego se empieza a remover lentamente y ¡listo!

Ingredientes Dulcear


EfrŽn Hern‡ndez Arias ©

Cómo hacer azúcar glas

Hay recetas en las que nos indican que usemos azúcar glas y entre paréntesis nos dicen “azúcar pulverizada”, y si no sabemos lo que es realmente azúcar glas, pues no nos complicamos la vida y molemos el azúcar pero cuando terminamos la preparación, no siempre obtenemos los resultados esperados. Esto ocurre porque el azúcar glas –o nevazúcar- contiene no sólo azúcar molida sino almidón de maíz –maicena- que es lo que evita que se humedezca y desaparezca ante nuestros ojos después de todo el esfuerzo. Para que te quede un postre perfecto, si necesitas azúcar glas, la proporción es por cada 97 gramos de azúcar molida, 3 gramos de almidón de maíz. Voilá!

Dulcear
recetas

Efrén Hernández Arias ©

Qué es hornear en blanco

También se le llama hornear a ciegas o simplemente hornear sin relleno. Se trata de una técnica que se realiza a masas como la de hojaldre, la quebrada o la brisa y que consiste en llevar al horno la masa base de un pastel o un pie sin el relleno o la cobertura.

Esto suele ser recomendado en recetas en las que el relleno no debe calentarse, como por ejemplo unas frutas frescas o una crema o jalea, y también cuando el relleno o la cobertura necesita un tiempo de cocción diferente al de la masa.

Dependiendo del tipo de relleno este horneado en blanco se puede hacer total o parcial, ya que ciertas coberturas necesitan cocción pero también pueden aportar demasiada humedad a la masa, por lo que resulta más conveniente hornear primero la masa durante unos minutos, para que al cocinarse quede menos permeable, luego añadir el relleno y llevar nuevamente al horno para terminar la cocción.

Aquí te dejamos unas recomendaciones básicas para que te quede perfecto:

-Engrasa y/o enharina el molde según el tipo de masa que estés trabajando y lo que indique la receta.
-Con un tenedor pincha varias veces la masa para que no se encoja.
-Cubre la masa con papel encerado o de aluminio y coloca encima algún peso para evitar que la masa se infle o se deforme. Tradicionalmente se usan granos secos (caraotas, garbanzos, frijoles), aunque también existen accesorios culinarios -pelotas o cadenas de peso- que tienen esa función.
-Sigue las instrucciones de la receta respecto al tiempo de cocción y recuerda colocar el molde en el horno en la posición más centrada posible, de manera que la masa se cocine uniformemente.

Tarta de oreo

Tartaleta de ganache de chocolate

Bundt Cake de mantequilla de maní

Efrén Hernández Arias ©

¿Cómo elegir el mejor molde para tus postres?

Elegir bien el molde que vas a usar es tan importante a la hora de hacer un postre, como lo es tener todos los ingredientes a mano y a la temperatura adecuada. Tienes que elegir el que mejor se adapte a las necesidades de lo que vas a preparar y para empezar sería bueno que te respondieras estas preguntas:

-¿Qué quieres hornear?
-¿Qué forma quieres que tenga?
-¿Qué tamaño necesitas (toma en cuenta lo que diga la receta)?
-¿Qué tan bien se va a cocinar tu receta en el molde que escogiste?
-¿Con qué facilidad podrás desmoldar?
-¿Es fácil de limpiar el molde que has elegido?

Luego toma en cuenta estos consejos:

-Los moldes de repostería o de metal sin brillo permiten una cocción más rápida de la masa que los de superficie brillante, reduciendo el tiempo de horneado hasta en 20%.

-Mientras más grande sea la superficie de la pared del molde y menor sea la cantidad de masa, más rápida y de mayor calidad será la cocción.

-Los moldes de silicón tienen grandes ventajas como: mayor flexibilidad, anti adherencia y facilidad de limpieza. Si se trata de producto de buena calidad, la transmisión de calor de estos moldes suele ser uniforme, rápida y soportan bien las altas temperaturas del horno.

-A la hora de elegir un tamaño concreto para cada receta que queramos preparar en el horno, es importante tener muy en cuenta la cantidad o volumen de masa que vamos a hornear, y también su capacidad de expansión.

-Debemos escoger un molde que tenga una capacidad de aproximadamente el doble de la masa inicial antes del horneado.

 

Bundt Cake de Mantequilla de Maní

0684Dulcear-Receta-TortaDeFresa_EHA (1)

6 secretos para preparar un merengue perfecto

A simple vista parece una receta muy fácil de hacer: bates las claras, dejas que lleguen a punto de nieve, y por último vas echando el azúcar poco a poco. Pero un montón de cosas que pueden salir mal, como por ejemplo, que quede pasado de azúcar, con grumos, aguado, poco dulce, o peor aún, que no levante lo suficiente.

La perspectiva no es nada alentadora. Y con todos los dulces deliciosos que tienen como broche de oro o ingrediente principal el suspiro o merengue, aquí vamos a compartir 7 secretos para que queden perfectos:

-Antes de empezar, asegúrate de que todos los instrumentos que vas a usar estén completamente limpios y secos: desde las aspas de la batidora, hasta la taza que usamos para medir el azúcar.

-Las claras deben estar limpias. Si les cae algún resto de yema esto podría dañar el merengue. Para lograrlo puedes usar varios métodos, pero lo mejor sería usar un separador de huevos.

-No es recomendable empezar a batir un merengue cuando en el lugar en el que estamos, generalmente la cocina, hace mucho calor. En general el suspiro levanta mejor cuando estás en un ambiente templado.

-Cuando comiences a batir, coloca la batidora a la velocidad más alta, esto ayudará a que las claras levanten más rápido y lleguen al punto de nieve con mucho mejor consistencia.

-Para ayudar un poco a que las claras levanten mejor, puedes agregar un cuarto de cucharadita de crémor tártaro o unas gotas de jugo de limón.

-Hay que batir el merengue hasta que no tenga ni un solo grumo de azúcar. Tendrá la consistencia perfecta si al poner al revés el recipiente en el que lo estás haciendo, el suspiro no se derrama.

1 2 3 7