NoticiasPortada

5 dulces con sabor a Argentina

Sus cortes de carne y vinos son famosos en todo el mundo, pero Argentina cuenta con deliciosos postres. En Dulcear te traemos 5 dulces con sello argentino

Rogel: Esta torta se deriva de la pastelería francesa mille-feuille o milhojas,  que consta de tres capas de hojaldre así como capas alternas de crema pastelera, además de acabados de merengue italiano. Cuentan que lo creó un matrimonio del barrio de Belgrano, que tomaron como base una receta europea para la masa y así llegaron a este clásico alfajor gigante con una masa de harina, mantequilla y yema. Se come sobre todo en casa, para la hora del postre o para ocasiones especiales.

Dulce de membrillo: este postre se basa en la fruta de otoño, el membrillo, y de la cual Argentina es uno de los principales productores. No es demasiado dulce y es un relleno popular para facturas, pasteles o vendida como pasta para budín. Del dulce de membrillo surge otro postre llamado Vigilante, que se conoce como “queso y dulce” o un “Martin Fierro”, que lleva el nombre del gaucho del poema del escritor José Hernández. Es un postre muy simple de dos partes que consiste en dos rebanadas de pasta y queso. La parte de pasta dulce puede ser dulce de membrillo o dulce de batata. La segunda parte es una rebanada de queso similar a un gouda. La mayoría de los porteños lo come en casa.

Dulce de leche: Las vacas que recorren las extensos prados de Argentina no sólo han proporcionado al país carne de vaca fenomenal, sino también lácteos. Y es a partir de la leche condensada que Argentina obtiene uno de sus tesoros culinarios: el dulce de leche. La  leche  endulzada se calienta y se hace caramelizada para crear una pasta de leche dulce de caramelo. Se come prácticamente en cada comida, incluyendo el desayuno, donde se extiende sobre pan o tostadas.

Alfajores: este dulce se derivaba del “alaju”, un antiguo postre árabe, y ganó popularidad en Argentina a mediados del siglo XIX. Los argentinos hicieron este postre suyo añadiendo sus propios ingredientes, como el dulce de leche. Los alfajores pueden estar cubiertos con chocolate oscuro o blanco, o simplemente con polvo de coco o azúcar. Se pueden comer en el desayuno, como postre al almuerzo o cena, o como merienda para acompañar el té, café o mate, la bebida tradicional de Argentina.

Balcarce: Su origen se remonta a la confitería París, en la ciudad de Balcarce, propiedad de Guillermo Talou, quien creó este postre en 1950, según los registros históricos. Luego, la receta fue vendida a una empresa de Mar del Plata, donde se lo rebautizó con el nombre de Balcarce, debido a su procedencia. Sus ingredientes: base de bizcochuelo, merengue, dulce de leche, crema chantilly, coco rallado, vainilla en polvo, marrón glacé, nueces, praliné, crema de leche, pasta de almendra y azúcar impalpable para la cubierta. Tiene un singular sabor casero.

 

Fuentes: Site del Instituto Lycée de Gastronomía Profesional y Wikipedia.

 

Deja un comentario